GANDHI. POLÍTICA DE LA NO-VIOLENCIA

Vamos a rendir un gran homenaje a esa GRANDÍSIMA ALMA llamada Mahatma Gandhi, con una síntesis de sus ideas principales (aunque han pasado más de 80 años de su redacción, sus ideas siguen en vigor hoy día) en su lucha contra el Sistema materialista y opresor denominado Nuevo Orden Mundial, cuya máscara era por entonces el Imperio Británico. Que el espíritu de Gandhi guíe a los seres humanos en nuestra batalla hacia la Liberación de la Humanidad. Tu lucha ha tenido ECO y nos inspira en el presente!Gracias querido Maestro de la Paz!.


RUSIA E INDIA

De la misma manera que el pueblo ruso está siendo tiranizado por sus gobernantes, también estamos sufriendo esta situación en India. La gente está siendo asaltada y asesinada en Rusia.

Es interesante comparar las reacciones del pueblo ruso a la tiranía con las de nuestra propia gente. Bajo el gobierno británico, reivindicamos nuestra situación a través de la prensa, escribimos peticiones y buscamos justicia en audiencias con el gobierno. Vamos a considerar lo que Rusia está haciendo. La opresión en su país es tal que han surgido numerosos grupos anarquistas. Estos grupos creen que los gobiernos son opresivos y que el Estado debería desaparecer. Para conseguir este objetivo asesinan a sus gobernantes tanto de forma abierta como clandestina. En esto están cometiendo un error.

Su patriotismo mal dirigido terminará en un baño de sangre. No necesitamos utilizar la violencia. Ni tenemos que involucrarnos en acciones temerarias, arriesgando nuestras vidas. El gobierno aplica las leyes, los indios no nos someteremos a ellas; no nos registraremos, ni pagaremos sus multas, antes iremos a prisión. Tenemos que mantenernos firmes a esa resolución para liberarnos de las cadenas. El gobierno se dará cuenta de que no puede humillarnos impunemente. Lo que podemos hacer, además de las movilizaciones, es sacrificar nuestra confortable situación como un deber patriótico. Es nuestro deber hacer el sacrificio por el beneficio de los demás.

AUTOGOBIERNO INDIO

La verdadera naturaleza del autogobierno nunca se obtendrá por la fuerza de las armas. La fuerza bruta no es propia del carácter indio. Por está razón tendréis que confiar completamente en la fuerza del espíritu. No debéis considerar que la violencia es necesaria para alcanzar nuestro objetivo. Tenemos que aprender , y enseñar a otros, que no queremos la tiranía ni del gobierno inglés, ni de un futuro gobierno indio.

Los gobernantes tienen que permanecer como los servidores del pueblo. No somos nosotros los que tenemos que hacer lo que ustedes desean, si no que ustedes tienen que hacer lo que nosotros deseamos.

Ustedes tienen grandes recursos militares. Si quisiéramos luchar contra ustedes en su propio terreno, no estaríamos capacitados. Pueden, si les place, cortarnos en pedazos. Pueden destruirnos a cañonazos. Pero si actúan contrariamente a nuestra voluntad, no colaboraremos, y sin nuestra ayuda sabemos que no podrán dar ni un solo paso.

Sólo aquellos que estén llenos de verdadero amor serán capaces de hablar a los ingleses con firmeza y sin miedo. Pueden considerarse llenos de verdadero amor, los que habiendo experimentado la fuerza del espíritu dentro de ellos, no se dejarían intimidar por la fuerza bruta, y nunca desearán hacer uso de ella.

No conseguiremos nada sólo pidiendo: tendremos que luchar por lo que queremos, y necesitamos la fuerza precisa para este esfuerzo y dicha fuerza la tendrán sólo los que actúan de este modo:

1. La acción es mucho mejor que el discurso; que es nuestro deber decir exactamente lo que pensamos y afrontar las consecuencias, y qué será sólo entonces cuando seremos capaces de impresionar con nuestros discursos.

2. Debemos hacer lo que sabemos que es correcto y otros lo harán cuando encuentren el camino.

3. El verdadero autogobieno político surge del gobierno de uno mismo y del autocontrol.

4. El camino para ello es la resistencia pasiva, o lo que es lo mismo la fuerza del espíritu o la fuerza del amor.

5. Para ejercer esta fuerza la movilización no-violenta en toda su dimensión es necesaria.

¿SE OPONE EL PROGRESO ECONÓMICO AL PROGRESO VERDADERO?

Llegan momentos en la vida en los que sobre algunas cosas no necesitamos ninguna prueba exterior. Una voz pequeña dentro de nosotros nos dice: “ Vas por buena dirección, mantente en el camino, estrecho y directo”. Con esta ayuda marcharemos de forma lenta pero segura y regularmente.

Por el progreso económico, doy por sentado que nos referimos al avance material ilimitado y que por el progreso verdadero entendemos el progreso moral, el progreso de lo permanente en nosotros. El tema por lo tanto puede ser definido así: ¿aumenta el progreso moral en la misma proporción que el progreso material? Cada ser humano tiene derecho a al vida y por lo tanto a encontrar lo necesario para alimentarse, vestirse y tener una vivienda. Para este funcionamiento tan simple, no necesitamos ninguna ayuda de los economistas o de sus leyes.

La prueba de la buena organización de un país no es el número de millonarios que posee, sino la ausencia de hambre en su población.

El beneficio material no ha significado necesariamente un beneficio moral. Cuanto mayor fuera la posesión de riqueza, mayor era su depravación moral.

En la medida en que nosotros hemos convertido la moderna locura materialista en nuestro objetivo, vamos retrocediendo en el camino de progreso. Afirmo que el progreso económico en el sentido expuesto es opuesto al progreso verdadero.

Las naciones occidentales hoy gimen bajo el talón del Monstruoso Dios del Materialismo. Con el avance de la riqueza, la justicia se ha hecho inmoral.

Sobre la guerra tampoco tengo mucho que añadir. Siempre ha sido más o menos crónica desde el auge del Imperio Romano; pero hay ahora indudablemente una aversión hacia la guerra entre todos los pueblos civilizados. La enorme cantidad de armamentos, que conviven con las declaraciones más piadosas a favor de la paz, constituyen un espectáculo con una ausencia casi total de moralidad como principio dirigente entre las clases gobernantes.

Sólo cuando valoremos más la verdad que el oro; la valentía más que la pompa del poder y la riqueza; la caridad más que el egoísmo, entonces seremos una nación realmente espiritual.

LA DOCTRINA DE LA ESPADA

En esta era del dominio de la fuerza bruta, es casi imposible creer que alguien pueda rechazar la ley de la supremacía de la violencia.

Éste es el peso que la doctrina de la espada tiene en la mayoría de los seres humanos, y como el éxito de la no-cooperación depende principalmente de la ausencia de violencia durante su desarrollo, voy a exponerlos de la forma más clara posible.

Preferiría que la India se levantara en armas para defender su honor que de forma cobarde se convirtiera en una testigo indefensa de su propio deshonor. Pero creo que la No-violencia es infinitamente superior a la violencia.

La fortaleza no proviene de la capacidad física, se origina mediante una voluntad indomable. Ojalá nosotros en India nos diéramos cuenta de que unos miles de ingleses no pueden atemorizar a 300 millones de seres humanos.

La religión de la no-violencia no está destinada meramente a los rishis o los santos, también está hecha para la gente común. La no-violencia es la ley de nuestra especie, como la violencia es la ley de las bestias. En los animales, el espíritu yace dormido, de modo que no conocen otra ley que la del poder físico. La dignidad del ser humano requiere de la obediencia a una ley más elevada: la fuerza del espíritu. El satyagraha y sus derivados, la no-cooperación y la resistencia civil, no son otra cosa que nombres nuevos para la ley del sufrimiento.

La no-violencia en su condición positiva significa sufrimiento consciente. No significa mera sumisión al deseo del malvado, sino poner la propia alma contra la voluntad del tirano.

La no-cooperación con el mal es tan necesaria como la cooperación con el bien. Y nosotros habíamos perdido el poder de decir “NO”. Decir no al gobierno se había convertido en algo desleal, casi sacrílego. Este rechazo deliberado a cooperar es similar al proceso de limpieza de la tierra al que un labrador tiene que recurrir antes de la siembra. La limpieza es tan necesaria a la agricultura como la siembra. Incluso mientras las cosechas crecen, cualquier campesino sabe que la limpieza del campo es una necesidad casi diaria. La no-cooperación nacional es una invitación al gobierno para cooperar con el pueblo en sus propios términos, como un derecho nacional y como deber del buen gobierno. La no-cooperación es un aviso de toda la nación de que no está satisfecha de seguir siendo custodiada.

Una India postrada a los pies de Europa no puede dar esperanza a la humanidad. Una India despierta y libre tiene un mensaje de paz y buena voluntad para un mundo anhelante. Dejémosle ofrecer su mensaje de paz al mundo y estemos confiados en que la India, a través de la no-cooperación, si permanece firme en su promesa, será un ejemplo para el Mundo.

EL NACIMIENTO DE LA SATYAGRAHA

Cuando hablamos de satyagraha, decimos que la VERDAD (satya), implica el AMOR, y la FIRMEZA (agraha), simboliza la FUERZA. Así comencé a llamar al Movimiento Indio satyagraha, es decir la fuerza que nace de la verdad y el amor o la no-violencia.

Videos Gandhi y satyagraha o Marcha de la Sal:

http://www.youtube.com/watch?v=kyg1PsFRBbg

http://www.youtube.com/watch?v=Us9L8v76DAE&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=xHv5NYRPv3Y&feature=related

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a GANDHI. POLÍTICA DE LA NO-VIOLENCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s